Una historia milagrosa: los Sky Fishers de Yoro, Honduras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Gracias al milagro de Heaven Fish, ser un sky fisher (pescador del cielo) se ha convertido en un trabajo oficial en Yoro, donde más del 60 % de la población participa de alguna manera en esta actividad.

Tegucigalpa, Honduras

Hace 100 años, Yoro, Honduras ha sido testigo de uno de los fenómenos naturales más peculiares del mundo: lluvia de peces. Este milagro es la base de Heaven Fish; utilizando los peces que caen del cielo para brindarle al pueblo de Yoro un nuevo ingreso económico sostenible, lo cual beneficia a los lugareños, ya que pueden generar recursos económicos para sus familias con la recolección de los peces producto de este fenómeno.

Gracias al milagro de Heaven Fish, ser un sky fisher (pescador del cielo) se ha convertido en un trabajo oficial en Yoro, donde más del 60 % de la población participa de alguna manera en esta actividad. Ya sea como agricultores, colaboradores en el centro de distribución, recolectores de peces con hamacas, o trabajadores en el procesamiento y empaque, todos aquellos involucrados en la producción y distribución de los productos derivados son considerados sky fishers.

Ser un sky fisher es más que un trabajo, es una forma de vida. Ha generado un impacto positivo en la economía de Yoro, incrementando el ingreso económico de la población y creando nuevas oportunidades de ganancias para todas las familias que ahora son parte de esta nueva ocupación.

Heaven Fish no solo nos brindó un producto, sino que ahora nuevas historias milagrosas son recolectadas gracias a nuestros sky fishers. El impacto en la comunidad de Yoro fue tan profundo que el trabajo de Sky Fisher fue oficialmente reconocido en Honduras. A través de estos pescadores del cielo, podemos ver el efecto del fenómeno y todo lo que ha creado para la población.

Para más información, pueden visitar www.heavenfish.com

En nuestra Portada...

Coma