Unión solidaria para la superación de crisis, el subdesarrollo y probreza en Honduras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

UNION SOLIDARIA PARA LA SUPERACION DE LA CRISIS, EL SUB DESARROLLO Y POBREZA EN HONDURAS

Por: H. Roberto Herrera Cáceres

La crisis nacional que experimenta Honduras es fácilmente verificable, entre otros hechos, por la situación en seguridad, salud, alimentación (incluyendo precios canasta básica y otros servicios como los de agua y energía eléctrica), educación, trabajo, desplazamientos internos forzosos y migración forzada; y en los males públicos que están en la raíz de estos fenómenos, tales como: subdesarrollo, pobreza, corrupción violencia, crimen organizado, impunidad, desprotección del consumidor y usuario, entre otros aspectos que afectan a toda la población y, con mayor intensidad, a los (as) compatriotas que se encuentran en situación de pobreza o vulnerabilidad, quienes constituyen la mayoría de nuestro pueblo o sociedad.

Ello ocurre aun cuando los sucesivos Gobiernos estén imperativamente obligados a aplicar sistemáticamente los mandamientos y lineamientos constitucionales del Estado, en materia de promoción del bienestar general, en sociedad democrática; y a asegurar también un mínimo absoluto de subsistencia digna a la población en situación de pobreza y a su inclusión en el proceso nacional de desarrollo sostenible.

La crisis nacional actual y la disminución creciente de la confianza de la sociedad en el porvenir de Honduras como una patria de dignidad humana y de bienestar equitativamente compartido: es así principalmente debida a la inobservancia de la Constitución, la ausencia de participación ciudadana y diálogo inclusivo en democracia pluralista y la falta de control planificado de desarrollo sostenible de la Nación hondureña.

Ante esa injusta realidad nacional, se impone el impulso cívico de la transformación nacional y de comportamientos de los gobiernos que gestionen sucesivamente el Estado con la convicción democrática según la cual, de acuerdo con la Constitución vigente y complementaria normativa nacional e internacional, en democracia constitucional: los gobiernos son únicamente instrumentos del pueblo para asegurar, en el beneficio exclusivo de todos (as) los habitantes, su digno bienestar común.

En suma, en atención a la dignidad de nuestra libertad individual en democracia pluralista y como pueblo soberano: los hondureños (as) tenemos el deber de actuar solidariamente y con fervor cívico, impulsando y participando en la superación de la crisis actual, así como del subdesarrollo y de la pobreza mediante la transformación e innovación progresiva de Honduras, por medio del desarrollo sostenible planificado.

Así lograremos avanzar, con más certeza, hacia el por venir y el futuro de dignidad humana y bienestar común de los (as) habitantes pues, hasta ahora, quienes han participado en la  gestión del Estado se han desviado de línea del cumplimiento de la Constitución y las leyes al haber también evitado o ignorado articular lo poco positivamente creado o actuado con eficacia social, en cada período gubernamental; ni haber planificado lo ya consultado a la sociedad, y diseñado y legislado, como Estado hondureño, a título de visión  de país y plan de Nación, tal como se corrobora con lo previsto y ordenado, en el vigente Estado Constitucional de Derecho.

En todo caso, es de tener siempre presente el deber imperativo y responsabilidad principal del Estado de Honduras de asegurar: tanto condiciones favorables al disfrute real de la dignidad humana y el bienestar común de todos (as) los habitantes, como el mínimo vital de subsistencia digna de las personas y población en situación de pobreza.

En nuestra Portada...

Coma