Villanueva visita “El Pósito”: “No son instalaciones para menores infractores» 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La viceministra aprovechó la oportunidad para dialogar con algunos de los menores.  

Tegucigalpa, Honduras

Al menos 113 menores en conflicto con la ley conviven en el Centro Pedagógico de Internamiento Nuevo Jalteva (CPI), mejor conocido como “El Pósito”, denominado de esa forma por su infraestructura de máxima seguridad, sin espacios para realizar los procesos de reeducación, rehabilitación y reinserción. 

La viceministra de Seguridad, Julissa Villanueva, se trasladó hasta el municipio de Cedros donde se ubica el CPI, aprovechando a dialogar con el personal administrativo y técnico encargado de la atención a los 113 menores de los cuales 69 son población común, es decir no están vinculados a estructuras criminales y 44 que se identifican como pertenecientes a un grupo antisocial. 

Durante la reunión, la también asignada como presidenta interventora del Sistema Penitenciario Nacional, expuso la necesidad y urgencia de rehabilitar a los menores en conflicto con la ley para evitar que cometan otras infracciones con medidas de privación de libertad. 

Por su parte, los empleados revelaron las necesidades que se tienen como es el fluido de energía eléctrica, ya que de manera consecutiva el mismo es suspendido, por lo que hacen uso de la planta eléctrica que funciona con combustible lo que genera un gasto excesivo. 

Recorrido 

La funcionaria, acompañada del personal del Centro Pedagógico, recorrió las instalaciones, ingresando a los módulos, área clínica, comedor, salón de visita, entre otros espacios, en donde constato que la infraestructura es para albergar a personas de máxima seguridad y no a menores infractores. 

Ante dicha conclusión, los empleados le indicaron que la infraestructura para un correcto proceso de rehabilitación y reinserción social es la de las antiguas instalaciones de Viejo Jalteva, en donde, por su espacio abierto los menores tendrían mejores oportunidades para aprender diferentes oficios. 

El terreno de las antiguas instalaciones de Jalteva consta de 900 manzanas de tierra. “Podemos firmar convenios con diferentes instituciones para aprovechar esas tierras y que los menores aprendan a trabajarlas. Vamos a trabajar juntos en la rehabilitación y reinserción de estos jóvenes y que puedan cambiar su estilo de vida, debemos ayudarles en su reinserción a la sociedad”, enfatizó Villanueva. 

La viceministra aprovechó la oportunidad para dialogar con algunos de los menores, que manifestaron su interés en poder aprender oficios y continuar con sus estudios escolares, a lo que la funcionaria les aseguró que se establecerán alianzas educativas para que continúen con sus estudios académicos. 

Villanueva expresó el interés y la importancia de rehabilitar y personalizar la atención a los menores conviviendo en conflicto con la ley. Asimismo, aplicar los conceptos de la Justicia Juvenil Restaurativa. OB/Hondudiario 

 

En nuestra Portada...

Coma