UCP confirma que mantiene en resguardo bancario aproximadamente mil millones de lempiras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Los proyectos de viviendas sociales cuentan con la veeduría de la Fundación Democracia sin Fronteras y con la asesoría técnica de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicio para Proyectos, UNOPS.

Tegucigalpa, Honduras
Gráfica actual de Macuelizo, Santa Bárbara donde se construyen 300 viviendas sociales

Ejecutivos de la Unidad Coordinadora del Proyectos, UCP, señalaron que mantienen en resguardo bancario cerca 1,000 millones de lempiras correspondientes a fondos que se ejecutan como parte del Programa de Vivienda y Obras Sociales Donadas y Financiadas que se desarrollan en Villanueva y Choloma en Cortés, Olanchito y El Progreso en Yoro y en Choluteca.

Estos fondos provienen de los 1,200 millones de lempiras desembolsados por la Secretaría de Finanzas a la UCP el 11 mayo de 2021, según Decreto Ejecutivo 036-2021 del 7 de abril del 2021, el cual establece que estos recursos se destinarán al pago de las viviendas que se encuentran en etapa de construcción por parte de cinco empresas. Estos desarrolladores de viviendas recibieron los desembolsos descritos a continuación:

Hasta el momento se han desembolsado aproximadamente 188 millones de lempiras y el resto serán ejecutados a las empresas desarrolladoras con la entrega satisfactoria de las viviendas terminadas, habilitadas con sus servicios públicos y escritura de propiedad.

Cada vivienda está valorada en 447,000 mil lempiras, lo cual incluye la compra del terreno, el desarrollo de la vivienda, exceptuando las de Macuelizo, Santa Bárbara, que tienen un valor de 396,926.75 lempiras y que también incluye la urbanización y los servicios básicos de electricidad, agua potable, aguas negras, agua lluvias y pavimentación.

Los anticipos desembolsados se destinaron al arranque de proyectos, como parte de los contratos firmados entre la UCP y los desarrolladores con quienes se mantiene comprometida la totalidad de los fondos, 1200 millones. Los contratos cuentan con las garantías que respaldan la ejecución de los proyectos.

“El 100% de estos recursos son exclusivamente para inversión y tienen la prohibición de utilizarse en gastos operativos o administrativos”, señalaron ejecutivos de la UCP para luego agregar que a cada beneficiario del proyecto la UCP se le otorgará su título de propiedad en dominio pleno al finalizar por completo cada proyecto.

Los gastos operativos de esta unidad, estudios de cada proyecto, costos de supervisión, gastos legales y notariales, impuestos, permisos y licencias, entre otros, se cubren de una contribución de recursos no reembolsables del Fideicomiso SITEC del 26 de febrero de 2020, el cual cuenta con la autorización del Congreso Nacional para realizar estas contribuciones.

De esta manera se garantiza que el 100 por ciento de los fondos otorgados se destinan a la construcción y asignación de las viviendas sociales, con sus demás componentes. La veeduría y acompañamiento de organismos como Fundación Democracia sin Fronteras avalan los objetivos de estos proyectos que comenzarán a ser entregados por el Gobierno de Honduras a los beneficiarios finales en los próximos meses.

Asimismo, esta iniciativa social recibe el respaldo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), quien colabora brindando una asesoría técnica.

Para cada uno de los proyectos de vivienda social se ha contratado empresas de supervisión de alto prestigio a nivel nacional, quienes revisan y validan cada uno de los diseños estructurales, asimismo estas como también llevan control diario de calidad de materiales y mano de obra, conforme a lo establecido el Código Hondureño de Construcción.

En el caso de existir desfases en el cronograma de entregas, por causas no justificables, las cuales sean validadas por la empresa supervisora, se procedería con la aplicación de sanciones económicas por incumplimiento, ya que los desembolsos son ejecutados de acuerdo a calendarios de entrega de viviendas terminadas, habilitadas con sus servicios públicos y escritura de propiedad.

Con la construcción de estas 2,411 viviendas las empresas constructoras mantienen activos unos 15,000 empleos directos e indirectos entre albañiles, maestros de obras, ingenieros, arquitectos, carpinteros, soldadores, electricistas, proveedores para el suministro de materiales y equipo para el avance de las obras contribuyendo así a las oportunidades de desarrollo en Honduras. Hondudiario 

En nuestra Portada...