La concentración del poder frena la lucha de anticorrupción en Honduras, afirma titular del CNA

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Honduras ve frenada su lucha anticorrupción por la concentración de poder, un Estado altamente debilitado y una institucionalidad que no funciona

Tegucigalpa, Honduras
Directora del CNA, Gabriela Castellanos

La concentración de poder y la falta de independencia judicial son los principales obstáculos en la lucha contra la corrupción en Honduras, donde esta lacra le roba a los hondureños millones de dólares cada año, señaló este martes en una entrevista con EFE la directora del Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Gabriela Castellanos.

Honduras ve frenada su lucha anticorrupción por “la concentración de poder, un Estado altamente debilitado, una institucionalidad que no funciona, servidores o funcionarios públicos que no están comprometidos precisamente en esa lucha”, subrayó la directora del CNA, un ente civil activo desde 2014.

En el país centroamericano hay una impunidad generalizada y una falta de independencia del Poder Judicial, lo que se refleja en “las negociaciones del Poder Legislativo, donde muchos de los diputados y diputadas negocian impunidad”, enfatizó.

Una institucionalidad débil

Los políticos ponen “en altos cargos a personas conocidas por el partido que van a favorecer precisamente ciertos lineamientos que se pueden dar desde las más altas autoridades”, una situación que “debilita aún más la institucionalidad”, señaló la funcionaria del organismo anticorrupción.

En opinión de Castellanos, la corrupción no es únicamente un desafío para Honduras, sino un problema de décadas que afecta a Latinoamérica.

“Cada vez esa concentración de poder es mucho más visible y mucho más visceral”, resaltó Castellanos, al tiempo que aseguró que la falta de separación de poderes se traduce en “la falta de justicia” en Honduras.

Uno de los grandes problemas que enfrenta Honduras “se llama corrupción”, un flagelo con profundas raíces en el país, sostuvo Castellanos, quien dijo que los hondureños deben tomar «conciencia» de la importancia de la lucha anticorrupción.

Definió a Honduras como un país marcado por la “impunidad” en el que “el servidor público coludido con empresarios, menoscaban un presupuesto general de la República que tendría que estar diseñado para educación, salud, infraestructura, para tantas cosas y no pasa eso, sino que el presupuesto se queda en muy pocos bolsillos”.

La lucha contra la corrupción en el sector público permaneció en 2023 estancada en Honduras, país que obtuvo una calificación de 23 puntos de 100, la misma que el año anterior, de acuerdo con el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC), citado por Castellanos.

Imprescindible luchar contra la corrupción

Castellanos considera imprescindible combatir la corrupción en Honduras, donde asegura que durante muchos años los políticos han venido prometiendo en sus campañas luchar contra este flagelo, el narcotráfico y el crimen organizado, pero “lamentablemente solamente se ha quedado en discursos”.

Ante ello, organizaciones de sociedad civil han asumido en la última década la lucha contra la corrupción, un flagelo arraigado en Honduras desde hace más de un siglo, precisó.

“La corrupción tiene nombre y apellido, la corrupción tiene personas a las que se les debe aplicar la ley”, destacó la directora del CNA, tras expresar su convencimiento de que no se establecerá una Comisión Internacional contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (CICICH), con apoyo de Naciones Unidas.

“Los hondureños y las hondureñas no hemos podido solos frente a este monstruo de mil cabezas (corrupción), porque no existe una voluntad política seria que venga a contrarrestar este flagelo, no creo que en los próximos meses venga una misión internacional para luchar contra la corrupción”, enfatizó.

La llegada a Honduras de una comisión internacional de lucha contra la corrupción, con el apoyo de la ONU, es una de las promesas de campaña de la presidenta Xiomara Castro, lo que ratificó cuando asumió el poder, el 27 de enero de 2022.

Dijo que, si no se lucha contra la corrupción, el país tendrá “más pobreza, mucha más miseria, más cooptación del poder”, y pidió a la población alzar la voz y ser “beligerante” y «sensibilizada, educada y concientizada del mal que trae» este flagelo.

La corrupción en Honduras es “profunda, visible, miserable y donde más y más funcionarios están involucrados”, apostilló Castellanos, quien aseguró que el pueblo “sufre” a causa de este flagelo. EFE.

En nuestra Portada...

Coma