Apatía de autoridades y moradores mantienen bajo amenaza al Parque Jeannette Kawas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Reciente se designó a esta área protegida como una de las 30 maravillas de Honduras, pero el gobierno «no sanciona incidencias ambientales», alertan ambientalistas.

Por: Josué Quintana Gómez

Tegucigalpa, Honduras

La sobrepesca, contaminación y tala y cultivos prohibidos mantienen bajo amenaza al Parque Nacional Jeannette Kawas, denunciaron ambientalistas en la Bahía de Tela, norte de Honduras.

Pese a que el gobierno designó a este santuario como una de las 30 Maravillas de Honduras, para algunos defensores del medio ambiente esto «no es suficiente y deben frenarse los delitos ambientales» que se suscitan «con el conocimiento» de los comanejadores.

Para el ambientalista teleño, Andrés Matute, las instancias administradoras del Parque Jeannette Kawas no han dado el ancho en su conservación y protección.

«Ellos tienen conocimiento de todos estos hechos y no actúan, mientras no metan preso a alguien el problema en el Parque va a seguir», opinó.

Desde hace algunos años, la Fuerza Naval de Honduras tiene un apostadero en la comunidad de Miami, pero directivos de la Fundación para la Protección de Lancetilla, Punta Sal y Texiguat (PROLANSATE) lamentan que los elementos asignados pasen la mayoría del tiempo sin sus uniformes.

«Pasan sin el uniforme, dejan el fusil y pasan jugando a las cartas, sino bañando o en la conquista de lugareñas», dijo un directivo de la fundación ambientalista, que pidió no ser identificado.

HONDUDIARIO constató que en la comunidad de Nuevo Tornabé, Barra Vieja y Miami hay tala de manglares y relleno de humedales.

Además, en la Península de Punta Sal hay gran cantidad de basura, mucha de ella dejada por los turistas. Tampoco hay senderos porque desde hace varios años se informó que serían reconstruidos por el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y aún no inician los trabajos.

Una ordenanza de la Dirección General de Pesca y Acuicultura (DIGEPESCA) no permite el uso de redes con luz de malla menor a tres pulgadas, pero en el Parque Jeannette Kawas esto es papel mojado, coincidieron defensores de medio ambiente teleños.

Los cultivos ilegales de palma aceitera arrasan los humedales y bosque tropical del santuario, en el sector de Río Tinto y Ramal del Tigre hay avances de la frontera agrícola.

En ese sentido, el viceministro de ICF, Ángel Matute, fue consultado por HONDURIARIO sobre este particular durante una gira que tuvieron autoridades ambientales y la cooperación alemana por algunas áreas protegidas de la zona norte.

«Este monocultivo es uno de los que más ha degradado áreas protegidas en el Caribe hondureño, los humedales se han dragado hasta con maquinarias, tenemos informes que se han rellenado para plantar palma. Sabemos que esta actividad deja divisas al país, pero hagámoslo bien, tampoco hay que satanizar», valoró.

El funcionario propuso a la industria aceitera que ya no avance con la frontera agrícola, tampoco que se cultive en lugares incorrectos.

«Los palmeros, en general, deberían de contribuir más y eso invertirlo en las áreas protegidas. Pueden aportar un servicio de compensación ambiental, ya nos hemos reunido y están abiertos», aseguró.

Otro problema es la cacería en el sector sur de la Laguna Los Micos, dónde apenas hay un guardaparques asignado y no es suficiente para frenar a los tiradores furtivos.

Una moradora del sector Marión contó que los venados han sido arrasados.

«Donde agarran a todos esos animales es parte del Parque Jeannette Kawas, para la época lluviosa pasan entran los cazadores, son grandes caravanas en carros y moto, hasta a los pequeñitos agarran», contó desde anonimato.

«Yo los quise reportar, pero mi familia nunca me lo ha permitido porque podían hacerme daño, es peligroso», añadió.

El Parque Nacional Jeannette Kawas fue nombrado así en 1995, en honor a la ambientalista teleña Blanca Jeannette Kawas Fernández, que fue asesinada por su activismo en pro del santuario que antes se llamaba Parque Nacional Punta Sal.

Esta reserva es parte del Corredor Biológico del Caribe Hondureño y es hábitat de múltiples especies de aves, peces, reptiles, corales y grandes mamíferos.hondudiario.

URL Corta: https://bit.ly/3Dc9L51
¡Escanéame!
Coma
Coma