Desorden e incertidumbre electoral deteriora las perspectivas económicas del país

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** Los planteamientos dejan entrever que la presente incertidumbre en un año electoral deteriora las perspectivas económicas.

Tegucigalpa, Honduras

El Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), advirtió que los problemas estructurales de la economía hondureña estarían lejos de resolverse debido a la “incertidumbre electoral” que deteriora las perspectivas de inversión interna, la atracción de capitales externos y la estabilidad económica.

En amplio comunicado, el Fosdeh expone que la crisis económica se ha profundizado con la pandemia, que inició en el año 2020 por la enfermedad del Covid-19, y aún más con la destrucción dejada por las tormentas Eta e Iota.

Sin embargo, “esta situación podría revertirse con la aplicación de políticas públicas asertivas y acciones coherentes de la administración pública con una visión de desarrollo; no obstante, la realidad apunta en la dirección opuesta. Las decisiones de los actores involucrados en los procesos electorales en Honduras 2021 indican un alto riesgo de que las actividades contempladas en el Cronograma Electoral 2021 del Concejo Nacional Electoral (CNE) se realicen de manera desfasada”, cita el documento.

Asimismo, “la imagen de un Estado de Derecho en Honduras se ve cada vez debilitada por el proceso electoral vigente, lo que podría hacer que en los años siguientes Honduras sea el país con el peor Estado de Derecho a nivel de Centro América”, advierte el Fosdeh.

Ambiente de desconfianza

Aunado a ello, la falta de acuerdos políticos electorales de los partidos participantes ha generado “un cierto ambiente de desconfianza acerca de la realización transparente y eficiente del proceso electoral de noviembre 2021, dadas las condiciones y el contexto que ha atravesado la población hondureña en elecciones populares anteriores”.

Para el Fosdeh, la tardanza en la aprobación del presupuesto especial del CNE, “implica el incremento de la desconfianza de los agentes económicos (población, empresa privada, inversionistas etc.) en la ejecución de las elecciones y la transparencia y eficiencia de la transmisión de los resultados a lo cual se suma los desacuerdos en la implementación de voto electrónico, sistema digital de lectura de huella dactilar y reformas a le Ley Electoral”

Según los datos de la Secretaria de Finanzas al 28 de julio 2021, el Presupuesto Vigente del CNE es de L. 2,028.39 millones (ejecutado L. 1,355.12), y para el RNP de L. 2,568.14 (ejecutado L. 2,164.48); “no obstante, no se registra los gastos de los fondos provenientes de cooperación internacional y préstamos del BCIE, según parece no se cumplió con lo planificado”.

Panorama negativo

El Fosdeh además plantea que, considerando que, las elecciones internas de marzo 2021 se realizaron con un gasto total de L. 466.61 millones y los resultados oficiales se tardaron más de un mes en presentarse (y fueron altamente cuestionados por los candidatos de la mayoría de los partidos políticos), el panorama para las elecciones generales de noviembre 2021, en el marco de las consideraciones presentadas en este artículo, “se vuelve cada vez más negativo si las autoridades no cambian la dirección de las acciones y decisiones que se están o no tomando en cuanto a las elecciones de este año”.

Finalmente, analiza que ante esta situación las proyecciones de crecimiento con relación al PIB de hasta un máximo de 5.2 por ciento respecto del 2020, reducción del déficit fiscal de la administración central por debajo del 2.7 por ciento del PIB y un mayor ingreso de inversión extranjera directa al país, entre los otros pronósticos, “siempre optimistas”, del Gobierno “se ven amenazados producto de la vulnerabilidad que genera el desorden en torno a los procesos electorales 2021”.

Credibilidad y confianza

De su lado, el director ejecutivo de la Cámara de Comercio e Industrias de Tegucigalpa (CCIT), Rafael Medina, coincidió en que la reactivación económica del país también pasa por resolver la situación política.

Medina puntualizó que es necesario generar credibilidad y confianza para las elecciones generales del próximo 28 de noviembre.

“Es necesario no tener incertidumbre, que las elecciones del último domingo de noviembre sean transparentes, justas y esperamos propuestas de los candidatos para que puedan ser realizables en los próximos cuatro años”, cerró.

Los planteamientos dejan entrever que la presente incertidumbre y ambiente en un año electoral, deteriora las perspectivas de inversión interna, la atracción de capitales externos, la estabilidad económica, y el funcionamiento del mercado. Asimismo, la imagen de un Estado de Derecho en Honduras se ve cada vez debilitada. OB/Hondudiario 

 

URL Corta: https://bit.ly/3ima8mb
¡Escanéame!
Coma
Coma