El turismo cultural y de aventura convergen en la ciudad de Gracias, Lempira

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

*** Gracias es un destino muy versátil que se puede visitar en cualquier época del año, pues posee una riqueza cultural, gastronomía y natural.

Tegucigalpa, Honduras

La hospitalaria ciudad de Gracias, Lempira, cuenta con una amalgama de atractivos turísticos, que van desde el turismo cultural, hasta el de aventura, sin olvidar el placer de saborear uno de los mejores cafés del país, o degustar la rica gastronomía local.

Fundada en octubre de 1536 bajo el nombre de “Gracias a Dios”, la ciudad  se encuentra ubicada a unas cinco horas por carretera de la capital, Tegucigalpa, justo al pie de la montaña de Celaque, el pico más alto del país, con 2,849 metros sobre el nivel del mar.

A Gracias la rodean varias comunidades pequeñas, las cuales cuentan con la concentración indígena más grande de Honduras, especialmente de los lencas. Además, de otros destinos cercanos que enriquecen su oferta turística.

Caminar por las calles de Gracias, es recorrer un magnífico casco histórico con edificaciones coloniales muy parecidas entre sí, donde se hallan tres iglesias: La Merced, San Marcos y San Sebastián.

Fuerte San Cristóbal

Como destino turístico, Gracias creció mucho en los últimos años, al ofrecer distintas experiencias, y al ser un punto de encuentro de poetas, artistas e intelectuales. Una de las más conocidas es sumergirse en sus aguas termales, también la adrenalina del canopy de La Campa, o la majestuosidad del paisaje después de una caminata en el Parque Montaña de Celaque.

Al mismo tiempo, recorrer sus iglesias y patrimonios arquitectónicos que cuentan su pasado colonial, es otro de los grandes encantos de la tierra del indómito cacique Lempira.

Gracias recupera su turismo

La presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Honduras (Canaturh), filial Gracias, Mariela Espinoza, contó a Hondudiario que la industria sin chimenea local se está recuperando de las afectaciones derivadas por la pandemia de Covid-19.

Espinoza dijo con optimismo que durante el presente año han tenido un aumento de turistas en Gracias y la expectativa para el siguiente es que la gente se mueva más y puedan visitarlos.

Casa Galeano, un paseo colonial

Ahora en época de Navidad y Fin de Año, donde muchos hondureños aprovechan para vacacionar y viajar, Espinoza dejó saber que la ciudad ya tiene preparados sus atractivos turísticos, y en otras ocasiones estimó que reciben unos 12 mil visitantes.

“Desde ya estamos trabando en todas las actividades, junto con la municipalidad de Gracias, Lempira, para que puedan venir a disfrutar de un bonito momento a esta ciudad”, comentó.

Espinoza reconoció que con la visita de turistas a la ciudad se beneficia desde el emprendedor más pequeño, hasta el empresario más grande, y ese es el objetivo de la Canaturh, “traer personas para que no solo sean unos cuantos beneficiados, sino que sean todos y cada lugar, cada restaurante, cada hotel de esta ciudad”.

Iglesia San Marcos en Gracias, Lempira

En camino a la ciudad en autobús desde la capital, Hondudiario notó que cercano a Gracias avanza la construcción de algunos hoteles y restaurantes.

Consultada sobre esto, Espinoza destacó que solo en la ciudad de Gracias hay 46 hoteles, pero con la construcción de nuevos hospedajes, significa que la afluencia de turistas está creciendo.

“Eso en muy bueno para nosotros, hace confiar en el inversionista y esperamos que ya una vez terminado la construcción de esos hoteles les pueda ir muy bien y nosotros vamos a colaborar como Canaturh para que esto sea así”, resaltó.

La oferta hotelera va de la mano con la magia y costumbres de Gracias, algo moderno, que no se aleja de lo tradicional.

La estadía de Hondudiario en Gracias incluyó la visita a varios de estos atractivos. Caminatas por sus calles, donde conviven autos y mototaxis, junto a sus amables pobladores que son testigos del paso de la historia por su ciudad, pero que solo la hacen más entrañable y mística para quienes la visitan.

Por su parte, el alcalde de Gracias, Pedro Escalante, destacó que la oferta turística de la ciudad ya está “encarrilándose”, y reveló que se trabaja en la creación de nuevos espacios para impulsar el turismo.

Una de las calles de Gracias, cercana a Casa Galeano

Escalante adelantó a Hondudiario que se trabaja en la construcción de una Casa de la Cultura, que será un espacio para todas las formas de expresión artística.

El edil valoró que Gracias es un destino muy versátil que se puede visitar en cualquier época del año, pues posee una riqueza cultural, gastronomía y natural.

En la parte cultural, la urbe colonial tiene su casco histórico “muy bien conservado”, el Fuerte de San Cristóbal y la Casa Galeano. Gracias igual es de momento sede del Festival Internacional de Poesía Los Confines, un evento que posiciona a la ciudad como destino turístico cultural ante los ojos del mundo, por la gran cantidad de escritores y poetas de varios países que la visitan.

Para los amantes del senderismo y aventura espera el Parque Nacional Montaña Celaque y el canopy de La Campa, “el más extremo de Centroamérica”.

El punto más alto de Honduras

El imponente Parque Nacional Montaña Celaque resguarda con su punto más alto a la ciudad de Gracias, Lempira. Su función es conservar las zonas naturales o escénicas de interés nacional, perpetuar muestras representativas de los ecosistemas naturales principales y servir para estudios científicos, educación ambiental, recreación y el ecoturismo.

De acuerdo, a los murales de información del mismo parque, este tiene una superficie total de 21,631 hectáreas, y es el único bosque nublado del país que integra el extenso cordón montañoso del sur, y por lo tanto forma parte de la divisoria de aguas continental.

Celaque conserva el 21 por ciento de la biodiversidad de todo el territorio hondureño. Posee seis de las siete especies de pino del país, 256 especies de helechos y 75 de musgos. Además, dentro del territorio, se han descubierto 24 plantas endémicas y 14 de fauna.

En vocablo indígena, Celaque significa “caja de agua”, y es el lugar donde se puede llegar al punto más alto de Honduras, experimentado el Sendero al Cielo. El monumento natural está ubicado entre los departamentos de Copán, Lempira y Ocotepeque, y es ideal para quienes disfrutan del turismo de aventura.

“Aquí tenemos el punto más alto de Honduras y una amplia red de senderos, desde senderos cortos que los pueden recorrer con niños, amistades, familias y también el Sendero al Cielo, al punto más alto de Honduras que ese ya es para turistas más aventureros”, detalló a Hondudiario Kenia de Paz, coordinadora del Programa de Uso Público y Turismo de la Mancomunidad MAPANCE.

De Paz mencionó que de Noviembre a Marzo es una de la mejores temporadas para experimentar el Sendero del Cielo en Celaque, y ver el amanecer desde el punto más alto del país.

La fuente explicó que hay diferentes tour operadoras que ofrecen el servicio para subir a Celaque, se pueden hacer reservaciones con diferentes guías certificados y poder vivir la experiencia del Sendero al Cielo.

“Más o menos tardan dos días, eso es lo recomendable, un día para llegar y otro para volver a regresar, pero es una experiencia maravillosa donde se puede ver el amanecer desde el punto más alto de Honduras”, destacó. OB/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3GTkNRW
¡Escanéame!