Flojera de autoridades patrocina botaderos en desembocadura del río Cangrejal

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** A raíz de las propuestas del Club Continga para que la zona se declare como un sitio de interés para biodiversidad y tenga un manejo adecuado, la alcaldía de La Ceiba sigue sin ejecutar acciones para frenar la contaminación.

Por: Josué Quintana Gómez

La  Ceiba, Atlántida

Para controlar los botaderos clandestinos en la desembocadura del río Cangrejal, el Club de Observación de Aves Cotinga insiste en la necesidad de declarar a este ecosistema de La Ceiba, como un sitio de interés para la biodiversidad y darle un manejo adecuado.

Jafeth Zablah, coordinador del Club Cotinga, recordó el alcalde Jerry Sabio llegó a observar aves a la cuenca baja del río Cangrejal, además, se le planteó la necesidad de gestionar ante el Instituto de Conservación Forestal (ICF) y la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (MiAmbiente+) todo el proceso para la declaratoria.

“Hemos visto la necesidad de acudir a las entidades pertinentes para declarar a esta zona como un área protegida, trajimos al alcalde de La Ceiba (Jerry Sabio) a observar aves y a técnicos de ICF. Lamentablemente la pandemia detuvo todo”, contó.

“Dentro de nuestras propuestas está el involucramiento de las comunidades ribereñas al río Cangrejal, hay que capacitarlos y empoderarlos. Desde luego que si están aquí es porque tienen necesidades”, añadió Zablah.

El empresario del turismo y ambientalista destacó que en la desembocadura del río Cangrejal se han reportado 248 especies de aves, de las 526 que tiene registradas el departamento de Atlántida en la base de datos de Ebird y en la Asociación Hondureña de Ornitología (AvesHonduras – ASHO).

“La desembocadura del Rio Cangrejal ocupa el sexto lugar del departamento con mayor cantidad de aves reportadas y aportó 16 especies nuevas para el departamento. Cada fin de semana la gente sube a la cuenca alta y no se imaginan toda la riqueza natural que hay aquí abajo”, argumentó.

Para el coordinador del Club Cotinga, que es una filial de AvesHonduras – ASHO, en el río Cangrejal se pueden hacer muchas otras actividades como el  senderismo en caminos elevados, aviturismo y se podría hacer canotaje.

Esta semana, Zablah retomó los acercamientos con las instancias ambientales en La Ceiba, para que se retome la propuesta de declarar a la desembocadura del río Cangrejal como un sitio de interés para la biodiversidad. Destacó que durante los ocho años que el club hace monitoreo de aves, también, han visto cocodrilos, nutrias,  delfines y manatíes.

El Club Cotinga denunció a inicios de este mes que la contaminación impacta a este sector de La Ceiba, pese a que es un santuario de aves. Se supo que el reporte de HONDUDIARIO fue analizado por el alcalde Jerry Sabio, con la Unidad Municipal Ambiental y la Gerencia de Servicios Públicos.

El portavoz de la alcaldía ceibeña, Alfonso Martínez,  informó que en los próximos días “van a ir a la zona” porque “la basura se acumula con las crecidas del río”, pero no precisó cuándo iniciarán estas acciones.

En la desembocadura del río Cangrejal pueden apreciarse varias especies de aves acuáticas y playeras, entre los más comunes pelícanos, cormoranes, fragatas, garzas, martines pescadores y playeros migratorios.

Todos los amantes de las aves en Atlántida pueden asociarse a AvesHonduras – ASHO y al Club Cotinga, para aprender sobre la avifauna y participar en el monitoreo de especies.

Este sábado 17 de julio la organización AvesHonduras – ASHO celebra su onceavo aniversario y renueva sus compromisos para seguir su trabajo “con el fin de promover la investigación científica y conservación de las aves de Honduras; además busca incentivar el turismo de observación de aves y fomentar la educación ambiental entre los hondureños”.

AvesHonduras – ASHO se fundó el 17 de julio de 2010, como una iniciativa de biólogos, observadores de aves, fotógrafos y conservacionistas.

Isis Castro, vicepresidenta de la organización, dijo que este último semestre de 2021 se programarán varios paseos relacionadas con la observación de aves para la cuidadanía.

“Observar aves es una de las mejores terapias para este encierro por la pandemia de COVID-19, empezamos con nuestro aniversario y la calendarización de muchas otras actividades. Cuando se hace observación de aves se pueden tomar medidas de bioseguridad, aprender de las aves y a ser pacientes, tolerantes con el medio ambiente”, concluyó.

Fotos: Josué Quintana Gómez/AvesHonduras

URL Corta: https://bit.ly/3rfvSTq
¡Escanéame!
Coma