Guanaja, la isla donde convergen la biodiversidad, endemismo y el ecoturismo  

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

*** Guanana tiene un potencial maravilloso para el turismo, y que ciertamente es poco conocido.

Tegucigalpa, Honduras

El sol brillaba por la mañana en la ciudad de La Ceiba, Atlántida, norte de Honduras. El equipo de Hondudiario se preparaba para abordar el ferry y emprender un viaje hacia Guanaja, la isla más alejada de las costas del país y que forma parte del departamento de Islas de la Bahía.

Gracias a la nueva ruta de ferry entre La Ceiba y Guanaja de la empresa Galaxy Wave, Hondudiario pudo visitar la hermosa isla que se ubica en el Caribe hondureño. El viaje en la nave tiene una duración de 90 minutos aproximadamente, tiempo suficiente para poder observar la majestuosidad de las aguas, y si hay suerte, poder ver uno que otro delfín.

Al llegar a la isla la impresión es notable, no solo por lo grande que es Guanaja vista desde las cercanías, porque desde un mapa parece una pequeña porción de tierra. La isla se abre a los ojos con un grandioso paisaje verde que cubre sus montañas, también llama la atención lo habitada que está y la gran cantidad de barcos que están estacionados en el pequeño puerto, en su mayoría dedicados a la pesca. Muchas personas tienen la idea de que Guanaja es una isla despoblada, sin atractivos e incluso de que no tiene hoteles para albergar turistas.

Guanaja es muy diferente a las otras dos islas mayores que conforman el departamento insular.  Islas de la Bahía como departamento comprende tres islas mayores, siendo Útila, Roatán, la cabecera, y Guanaja.

En el archipiélago también hay tres islas denominadas menores, Morat, Santa Elena y Barbareta, las seis islas con una cantidad de cayos a su alrededor comprenden lo que es el departamento insular.

Guanaja por su parte, tiene una extensión territorial aproximada de 50 km², y está conformada por unas 4 aldeas y 46 caseríos registrados. En muchas ocasiones es descrita como “la Venecia de Honduras” por los caminos de agua que hay a través del poblado principal, sin mencionar que andar en lancha es el medio de transporte más utilizado. Guanaja está localizada aproximadamente a 70 kilómetros al norte de la costa hondureña, y a 12 kilómetros de Roatán.

Aquí fue donde el almirante Cristóbal Colón llegó en 1502, a la Isla de Guanaja, siendo precisos, a la Playa Soldado en el lado norte de la isla.

Un potencial maravilloso

Guanana tiene un potencial maravilloso para el turismo, y que ciertamente es poco conocido. Fuentes locales abordadas por Hondudiario coinciden en que la isla es ideal para un turismo ecológico y de aventura, a diferencia de Útila que es más para el buceo y Roatán con una actividad más de negocios y comercial.

“Ya se sabe que somos parte de la segunda barrera de arrecife más grande del mundo, también tenemos el bosque de pino que es endémico de la isla”, dijo a Hondudiario, Mack Yovanne Baca, instructor de buceo y guía especial de Guanaja.

Baca resaltó que Guanaja tiene más de 28 microcuencas que abastecen de agua a las comunidades, además de poseer un bosque de manglar, un sin número de aves que son endémicas de la isla, y ser un lugar para el paso de pájaros migratorios.

A parte de eso, “las aguas son cálidas y el pueblo, la gente tiene un calor humano muy bueno y que es acogedor para todos los visitantes”, mencionó, al destacar que es un lugar donde “se comparte mucho con la naturaleza” y con todo lo bueno que ofrece la isla y “sería bueno que vinieran a compartir eso con nosotros”.

El especialista en turismo comentó que la idea es promover a Guanaja como un destino ecológico, impulsando el ecoturismo, ya que en otros destinos se desarrolla un tipo de turismo diferente o urbano, mientras que con las cualidades naturales en la isla “tenemos que hacer buen uso de ese turismo ecológico, ya que tenemos cascadas, tenemos arqueología, montañas, tenemos cuevas, tenemos mucho que ofrecer de la naturaleza en la isla”.

Protección de la fauna

Guanaja también es admirada por las actividades que hacen organizaciones locales para la conservación de la fauna en la isla. Aquí tienen lugar acciones de protección para preservar a la lora nuca amarilla, endémica de la isla, y a las tortugas marinas, con lo que se ha logrado un aumento de población de estas especies.

“Por ejemplo, las tortugas hemos tenido alrededor de 75 llegadas en el ultimo año para desovar y de las loras han pasado de tener un conteo de 175 a tener un conteo de 1,200 ahorita en esta última temporada”, comentó Baca.

Un nuevo reto

Sobre la apertura de la nueva ruta de ferry desde La Ceiba a Guanaja, el instructor consideró que es un nuevo reto para quienes están dentro del rubro del turismo.

“Tenemos de nuevo que acomodarnos para recibir a estos visitantes, porque el turismo había bajado bastante en la isla, entonces estábamos como en un sub uso, ahora tenemos que mejorar el servicio, tenemos que aumentar el número de camas para poder atender a la gente que está empezando a llegar”, manifestó.

“Tenemos que volver a entrenar a los guías turísticos, y tenemos que mejorar todos los servicios de atención y todas las estructuras para estar preparados”, agregó.

Para el próximo año hay grandes expectativas para la también llamada “isla verde”, gracias a la nueva ruta, y Baca no desconoció que “tenemos que organizarnos mejor y tenemos que aglutinar a todos los servidores turísticos y a todas las empresas emprendedoras en el sector turismo para elaborar un plan de trabajo”.

Debemos “trabajar más de la mano con las empresas de transporte ya sea marítima y aérea para que podamos tener buenos paquetes y ofrecer a los visitantes, igualmente con todos los servidores turísticos para que podamos elaborar una nueva estrategia de turismo e implementando todos estos nuevos servicios que tenemos como el senderismo, el avistamiento de aves, la arqueología, las caminatas, el snorkeling, además del buceo y la pesca deportiva”, añadió.

El equipo de Hondudiario experimento un senderismo que comienza con un pequeño viaje en bote por el lado norte de la isla, donde se pueden observar las hermosas playas, como la del Soldado en donde desembarcó Colón. Al pisar tierra, inicia una caminata de al menos 45 minutos para llegar a una hermosa cascada que está escondida bajo el manto verde de naturaleza que posee Guanaja.

Los guías dirigen a los visitantes, al tiempo explican cada una de las curiosidades que se van presentado en el camino. Durante el recorrido es posible encontrarse con la fauna local, la que puede ser observada y admirada sin ser molestada, algo que los instructores educan en los turistas.

Guanaja se conserva todavía

Para Anuar Romero Acosta, coordinador de una iniciativa local para la conservación de especies en Guanaja, en la isla es muy característico que no haya mucho turismo, a diferencia de sus hermanas, Útila y Roatán.

“Guanaja es una isla de pescadores, es la segunda en tamaño de las tres mayores, pero el turismo no está muy desarrollado en Guanaja”, refirió Romero al ser abordado por Hondudiario.

Pero “es una ventaja en muchos aspectos en cuanto a lo que es el turismo de aventura”, Guanaja se conserva todavía, “es una isla verde en el cual predomina el bosque de pino y el bosque latifoliado, cuenta con 34 microcuencas, es la única de las islas que posee esa cantidad de microcuencas”, destacó.

Entonces, “es una mina, es una joya en el Caribe hondureño, y se recomienda a Guanaja como uno de los destinos turísticos de aventura, en el cual converge tanto lo que es el ecosistema terrestre con el ecosistema marino, hablando de una conectividad increíble, a parte de que Guanaja es de las tres islas mayores, la isla que mayor biodiversidad de corales tiene”, enfatizó.

Romero remarcó que todo lo anterior y más, hace que Guanaja tenga una riqueza tanto en biodiversidad y endemismo “porque si nos vamos a la reserva forestal encontramos Sphaerodactylus guanajae, que es un geco endémico de la isla de Guanaja, encontramos tantillas, encontramos enulios, que son dos serpientes endémicas que solo existen acá”.

“Muchas especies que solo existen en el planeta en la isla de Guanaja, entonces tiene mucho endemismo”, reiteró.

“Es una isla propicia para la aventura, una isla propicia para un turismo ecológico, que solamente se da aquí en la isla de Guanaja, a diferencia de las otras islas”, concluyó.

La invitación está hecha

El recorrido de Hondudiario continúo por conocer la gran oferta turística de Guanaja. Desde sus playas, como la Big Gully o la del Soldado, con aguas cristalinas y arena blanca que parecen salidas de una fantasía, hasta todo el turismo de aventura que se puede experimentar. Recorrer Guanaja es estar en sintonía con el ambiente y la naturaleza.

La isla tiene diferentes hoteles, el Graham´s Place o el Guanaja Beach Hotel, por mencionar algunos, lugares acogedores que no tienen nada que envidiar a grandes complejos, de hecho, algunos son muy lujosos, cómodos, y perfectos para disfrutar de unas vacaciones inolvidables.

Del mismo modo, hay restaurantes para poder disfrutar de la gastronomía local. Guanaja aguarda en ser descubierta por aventureros que aún no la conocen, e incluso, para los hondureños es una hermosa isla que es parte del país, y un destino que deberían de visitar al menos una vez en sus vidas. OB/Hondudiario

 

 

 

 

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/3dom0ko
¡Escanéame!
Anuncio de Vinkmag