Menores enfrentan secuelas y un largo proceso de atención psicológica tras sufrir quemaduras

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El galeno dijo a Hondudiario, que la estadía de los niños es en promedio desde los 11 días hasta cinco meses, donde reciben el cuidado físico y psicológico.

Tegucigalpa, Honduras

Cientos de menores de edad ingresan a diario a la sala de emergencias del Centro Hondureño para el Niño Quemado (CEHNIQ), gestionado por la Fundación por la vida del niño quemado (Fundaniquem), con graves lesiones en sus cuerpos producto de accidentes que en su mayoría ocurren por el descuido de sus padres.

Los niños son sometidos a cirugías para recuperar la piel dañada, esa es la primera y más urgente atención que reciben de forma inmediata al ser trasladados al hospital de especialidades CEHNIQ.

No obstante, una vez finaliza el procedimiento, comienza un largo proceso de recuperación que incluye atención psicológica debido a las huellas que presentan varios menores.

El doctor de ese centro asistencial, Alfredo Ortíz, explicó que muchos pacientes quedan con secuelas, por lo tanto, la atención es integral donde intervienen diferentes especialidades como la cirugía plástica y reconstructiva, pediatría y pediatría intensivista, nutrición, terapia física y ocupacional.

Menores reciben atención psicológica 

Lo anterior, con el fin de rescatar los niños “sin embargo algunos, debido a la profundidad o gravedad de las quemaduras quedan con secuelas físicas y emocionales”, por lo que interviene el área psicológica.

En ese caso, la vigilancia se hace por el tiempo que sea necesario, ya que no hay un periodo establecido, sino que depende de la evolución de cada paciente. Pero, según indicó el doctor Ortíz, los resultados son efectivos.

El galeno dijo a Hondudiario, que la estadía de los niños es en promedio desde los 11 días hasta cinco meses, donde reciben el cuidado físico y psicológico.

“El tratamiento de un niño es sumamente delicado debido a que un menor en esa condición está expuesto a infecciones y bacterias, debido a que el principal órgano del ser humano, es decir la piel está dañado”, enfatizó Ortíz.

Algunos casos presentan mayores complicaciones 

Por otra parte, el cuidado es más exhaustivo, los medicamentos más costosos, la vigilancia debe ser permanente, y la inversión por paciente es bastante alta. Otra complicación en el cuidado de este tipo de paciente es que pueden complicarse repentinamente, por la profundidad de las quemaduras, sumado a que el período de estadía puede extenderse hasta varios meses.

Empero, en la mayoría de los casos son “óptimos y se ven reflejados en la baja tasa de mortalidad”.

Baja tasa de mortalidad

El doctor manifestó que a partir de la inauguración de CEHNIQ),  la incidencia de muerte por quemaduras disminuyó en 2022 a 0 por ciento y en 2023 a 1 por ciento, lo que equivale a 2 muertes en lo va del año.

“Antes del CEHNIQ se contabilizaban entre 15 y 20 decesos a causa de quemaduras, situación que ha cambiado radicalmente, y se ve evidenciado el trabajo efectivo con la reducción de la tasa de mortalidad”, señaló.

Estadísticas en lo que va del 2023  

Actualmente, de enero hasta el 31 de julio de 2023, se reportó ingresos de 265 menores en la sala de emergencias y 211 en la sala de hospitalización. Además, de trasladar a tres niños hacia Estados Unidos, tras sufrir graves lesiones, y no contar con la tecnología necesaria.

Entre las principales causas que por lo que los infantes resultan con quemaduras es principalmente por líquidos calientes en un 72 por ciento de los casos, seguido de flama y descargas eléctricas. En lo que va del año, el 79 por ciento representa la ocupación hospitalaria.

Asimismo, se registró un aumento de ingresos del 21 por ciento en relación a julio de 2022. Los departamentos que más incidentes reportan es Francisco Morazán con el 58 por ciento, Olancho con 11 por ciento, Choluteca y El Paraíso representan el 6 por ciento y otros como La Paz, Comayagua, Gracias a Dios, Copán y Ocotepeque. PC/Hondudiario.

En nuestra Portada...

Coma

Coma