“Negociar” con empleados, la “opción” de las empresas para pagar el nuevo salario mínimo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** El aumento al salario mínimo será efectivo solo a partir del 1 de julio del presente año.

Tegucigalpa, Honduras

El economista del Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda, manifestó que a días de entrar en vigencia el nuevo ajuste al salario mínimo, el escenario más probable es que exista una negociación entre los trabajadores y empleadores de las empresas, ya que la mayoría no podrá pagar el aumento.

Empresarios y obreros, con la medicación del Gobierno, llegaron a un acuerdo parcial para el aumento en el salario mínimo que oscila entre el 4 y 8 por ciento a partir del 1 de julio.

En las empresas con 1 a 10 empleados el incremento será de 4.01 por ciento; las empresas con 11 a 50 trabajadores un 4.01 por ciento; de 51 a 150 trabajadores un 5.0 por ciento; y empresas con más de 150 empleados la tasa será de un 8 por ciento.

De igual forma, la tabla establece que en el sector turismo, deberán pagar el 4.01 por ciento, así como también en agricultura.

Sin embargo, el aumento no será retroactivo, por lo que será efectivo solo a partir del 1 de julio del presente año.

Negociar con empleados

Economista del Fosdeh, Ismael Zepeda

Al respecto, Zepeda amplió que, después de meses de incertidumbre, al final lo que se puede decir sobre la intervención del Gobierno ante el salario mínimo, es que muy probablemente exista un escenario donde el punto de partida sea una negociación entre los trabajadores y empleadores que no puedan hacerle frente al incremento, sobre todo a las Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Mipymes).

No obstante, también está la opción de que “talvez para algunas empresas medianas o grandes, lo que puede ser es despedir gente y recontratarlos con la Ley de Empleo por Hora, si estas personas no llegan a negociaciones internas en la empresa”, según el economista.

Ajuste salarial es necesario

El contable expuso que hay dos puntos importantes que deben ser considerados, el primero es que el ajuste salarial es necesario por ese “impacto” de pérdida de poder adquisitivo que tienen los trabajadores año con año por el incremento de la canasta básica, pero, en segundo lugar, es si algunas empresas lo puedan resistir.

Ahora bien, Zepeda comentó que hay empresas que “tuvieron ganancias extraordinarias” aún en pandemia por el rubro económico, “por eso también es muy difícil poder hablar de qué tipo de repercusiones habrán”.

Pese a todo, el experto en temas económicos volvió a coincidir en que el escenario más probable es que haya negociaciones internas.

“Lo más probable es el tema de las negociaciones internas, porque ante la situación de las empresas muy difícilmente van a querer asumir algunos costos, más lo que esta dentro de los sueldos o salarios de los que están actualmente, cuando la mayoría han vistos reducidos sus ingresos y utilidades”, reiteró.

Finalmente, comentó que, si existe algún tipo de despidos de trabajadores, como otra opción, es porque los empresarios utilizan la ley de empleos por hora como un “escape” y lo hacen desde el 2013 en que se creo la legislación.

Posibles consecuencias

Los economistas también han advertido que el incremento al sueldo podría fomentar el cierre de algunas empresas, ante la difícil situación económica que enfrentan. Además, desde el sector privado señalan que el reajuste al salario mínimo provocará que más empresas se pasen a la economía informal con menor creación de puestos de trabajo.

“Si yo creo una empresa y con tanto problema que hay en el país, mejor sería informal, como informal no se tiene que cumplir con todas las leyes que cumplimos nosotros”, ejemplificó el directivo del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), Daniel Fortín.

Las empresas enfrentarán agobiadas el aumento salarial, debido a las bajas ventas y menor producción debido a la crisis por la pandemia y los huracanes Eta y Iota del año pasado.

Por su parte, el dirigente de las Mipymes, Efraín Rodríguez, sostuvo que al menos el 80 por ciento de estos negocios no podrán pagar el nuevo salario mínimo en Honduras.

Rodríguez arguyó que el reajuste salarial tendrá más impacto en las empresas que generan entre 1 a 5 empleos, por tal motivo se tiene que ser solidario con los obreros y acercarse a ese salario fijado.

Para el dirigente, el aumento de 8 por ciento en las grandes empresas, es bastante significativo y algunas tendrán que llegar a acuerdos con sus empleados para cumplirles el sueldo establecido.

Otra de las preocupaciones que surgen con el aumento, es que el reajuste no debe ser absorbido por las alzas de los productos de la canasta básica, combustible y energía, mismos que deben mantenerse estables para que eso no suceda.

“Es importante que el Gobierno mantenga estabilidad en los precios, porque solo un 20 por ciento de la fuerza laboral se beneficia con el incremento al salario mínimo, pero el aumento de los productos nos afecta a todos”, recriminó Rodríguez.

Entre tanto, desde el Gobierno se anunció que las empresas que no apliquen a sus trabajadores el nuevo salario mínimo, serán sancionadas con multas que van desde los 100 mil hasta el medio millón de lempiras, dependiendo la falta que pudiesen cometer.

Para ello, se empezará a realizar monitoreo, para confirmar si las empresas están cumpliendo con darle a los trabajadores el nuevo salario. OB/Hondudiario

 

 

 

 

URL Corta: https://bit.ly/2SP0oHi
¡Escanéame!
Coma
Coma