Adele rompe en llanto tras ofrecer su primer concierto después de cuatro años

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email

*** Además de la tensión derivada de tantos años sin ponerse delante del micrófono, la estrella de la música reconoció sentirse bastante abrumada ante el plantel de celebridades que quisieron volver a disfrutar de su potente voz.

Tegucigalpa, Honduras

La cantante Adele no pudo evitar romper a llorar en el escenario del mítico teatro londinense Palladium y como resultado del nerviosismo que la invadió en medio de su primer concierto en nada menos que cuatro años.

La última vez que la diva británica actuó en riguroso directo fue en el marco de los dos conciertos finales que ofreció en el estadio de Wembley, a finales de 2017, tras una gira mastodóntica a lo largo y ancho del planeta.

Además de la tensión derivada de tantos años sin ponerse delante del micrófono, la estrella de la música reconoció sentirse bastante abrumada ante el plantel de celebridades que quisieron volver a disfrutar de su potente voz, entre las que destacan la actriz Emma Thompson, el seleccionador de fútbol de Inglaterra, Gareth Southgate, la modelo Naomi Campbell y la “spice girl” Mel B.

Además, la presencia de varias cámaras de la cadena de televisión ITV, que ofrecerá este recital en televisión a finales de mes, contribuyó notablemente a la presión a la que se veía sometida la diva.

Afortunadamente, Adele se comportó como toda una profesional y consiguió que, además de ser técnica y vocalmente casi perfecto, su concierto de este fin de semana en el Palladium se viera definido por la intensidad de las emociones que proyectaron tanto la artista como su público. Por tanto, el espectáculo se convirtió en el mejor escaparate posible para las canciones de su nuevo disco ’30’, incluido el primer sencillo ‘Easy On Me’.

“Adele fue espontánea y muy divertida sobre el escenario, pero era evidente que se sentía bajo mucha presión. Sonó mejor que nunca, pero hubo un par de errores al comienzo de varias canciones, ya fueran técnicos o ligados a sus nervios. Pero nada de esto tuvo mucho impacto en la calidad del concierto, fue muy emotivo y no dejó a nadie sin haber vertido algunas lágrimas”, ha explicado uno de los asistentes al diario The Sun. ElDiarioNY/Hondudiario 

URL Corta: https://bit.ly/3oenJ0x
¡Escanéame!
Coma