Jaime Vallardo Chávez, hondureño que presenta su arte entre jícaros y monedas

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***Además de ser pintor, Jaime es estudiante de Periodismo Cultural y también estudió una maestría en Dirección y Gestión de Museos.

Tegucigalpa, Honduras

Jaime Vallardo Chávez es un hondureño originario de Choluteca que descubrió su pasión por el arte y que viaja por el mundo pintando el jícaro, un árbol representativo de la cálida zona sur del país.

“Yo pinto un árbol que, en mi país, en Honduras, se llama Jícaro. Es un árbol que sin importa los sequedales, siempre está verde, siempre da frutos. Mi obra será conocida, recordada y amada y tal vez en los tiempos por venir, vendrán a Choluteca y al sur de Honduras para ver ese árbol que tanto pinté en diferentes formas y colores”, explica Jaime.

El jícaro es un árbol muy importante en la zona sur, se considera multipropósito porque puede ser utilizado por los ganaderos para suplementar la alimentación de las reses y para consumo humano debido a sus grandes propiedades nutricionales. Es un árbol muy resistente que se adapta a cualquier suelo, en temperaturas de hasta 36´C y que puede durar hasta 100 años. El producto del Jícaro es utilizado para elaborar la horchata o refresco de morro, una bebida típica del sur de Honduras.

Jaime considera que “el arte dice mucho (ya que) el creador es uno con su arte. Muchos artistas con su arte dan a conocer de donde son, de donde vienen y quienes son. Nuestras raíces están muy ligadas a nuestro arte”.  En todas sus obras, el hondureño Jaime pinta el Jícaro del diferentes colores y formas, mostrando su conexión con la tierra, el fruto y la vida.

La pasión por el arte de Jaime inició coleccionando obras de artistas de todo el mundo. En el 2008 nació esa idea de que crear arte el mismo y descubrió que ese amor tenía por el arte era porque él era un artista que estaba “secuestrado”, así que decidió seguir su pasión. “Sigamos, Si nos gusta el arte, hagámoslo. Pinte, manifieste el arte. Las futuras generaciones se lo van a agradecer, será patrimonio cultural”, invita Jaime.

Jaime pinta con acuarelas, acrílico y la técnica mixta acrílico acuarela. Su arte es naíf, contemporánea y sin escuela. Es un arte vanguardista que se reveló de los demás porque se manifiesta y transcribe del corazón, rompiendo las estructuras de la tradición.

“Mi obra para la tradición es ingenua, ignorante, tal vez sin sentido, pero este arte de vanguardia y contemporáneo es una línea que invita a todos aquellos que tienen un deseo de pintar a hacerlo sin necesidad de ir a una escuela. Pueden hacerlo porque el arte es de todos. Pinto para dejar un legado e invitar a todos diciéndoles ‘podemos pintar’.

El hondureño también es conocido como “el artista de las monedas mundiales” ya que recorta billetes para retirar su número y colocarlos sobre su obra para generar un código que la consagra como una pieza única. Todas sus obras son únicas con nombre y código de los billetes.

Jaime también tiene varias obras de arte que fueron pintadas en los aviones y firmadas por el capitán. “Eso es algo que me ha marcado y me ha gustado porque es algo que no se hace todos los días. Con mis acuarelas y un poco de agua yo puedo pintar en el avión para generar esa experiencia de pintar en los aires”, cuenta Jaime.

Además de ser pintor, Jaime es estudiante de Periodismo Cultural y también estudió una maestría en Dirección y Gestión de Museos.

Las obras de Jaime son muy alegres, coloridas y divertidas. Están en diferentes partes del mundo, en diferentes museos. Ha hecho exposiciones individuales en Francia, Perú, Argentina y Brasil. Con la pandemia, ha realizado exposiciones virtuales en Perú, China, La India, Europa, Argentina, Brasil, Ecuador, Venezuela México, Colombia, Siria, Bangladesh, Corea del Sur.

Próximamente tendrá exposiciones en la Embajada de Honduras en Colombia y tiene planes con la Embajada en Los Ángeles. También tiene un proyecto de pintar para el Bicentenario.

En el 2019 tuvo una exposición en el hotel JW Marriot de Lima, Perú para 500 personas, donde se lograron vender las 45 obras de arte que expuso.

“Mi cometido no es pintar para vender, mi cometido es pintar para formar y activar, pintar para dejar un patrimonio cultural. Me siento orgulloso de ser hondureño, de amar el planeta y de viajar y aportar un grano de arena a la tierra”, expresa Jaime.

¡Te invitamos a apoyar este artista hondureño siguiéndolo en sus redes sociales! Marca País/Hondudiario

URL Corta: https://bit.ly/3u5xYWX
¡Escanéame!
Coma
Coma