Lizzo se sincera y afirma que; “Ser gorda y negra es algo hermoso”

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

*** La cantante habló de sus atributos físicos y cómo fue que con una enorme dosis de amor propio supo salir adelante.

Tegucigalpa, Honduras

Lizzo, de 33 años, no se guarda nada y “no tiene pelos en la lengua”. Sus fans adoran que sea a través de sus redes que la rapera comparta gran parte de su vida y se muestre al natural. Sí, con todo ese peso extra que con el tiempo ella ha sabido atesorar, gracias a la seguridad que adquirió después de un odio innecesario hacia su cuerpo.

La intérprete de “Good as Hell” ofreció una TED Talk exclusiva para la revista People en la que explicó a detalle cómo el “twerking” la ayudó a apreciar su trasero. Para Lizzo, este baile tiene una profunda e interesante historia.

“Solía odiar mi trasero”, esa fue la frase con la que la rapera inició la charla. “Tengo la forma de mi padre y los muslos de mi madre, así que es grande y largo. Solía pensar que sólo los traseros como los de JLo o Beyoncé podían ser famosos. Nunca pensé que eso me podría pasar a mí”, confesó la intérprete.

Lizzo siempre se ha manifestado en contra de los estándares de belleza y de alguna manera, ha criticado a aquellas personas que pretenden que una talla 0 sea saludable. De hecho, se ha dado a la tarea de alentar a quienes tienen kilitos de más, a que no se avergüencen de su físico.

Sus redes sociales son la ventana en la que ella acostumbra manifestarse. Y es que Lizzo nunca imaginó que su cuerpo sería un motivo de conversación entre los medios de comunicación. “Siempre sentí que mi tipo de cuerpo no era el correcto o el deseable al crecer. Porque crecí en una época en la que tener un gran trasero no era algo común”, dijo.

Emocionada, Lizzo comentó que su “trasero ha sido un tema de conversación. Ha estado en revistas y Rihanna me ovacionó de pie. ¡Sí, mi trasero! Mi parte menos favorita de mi cuerpo”, reveló sorprendida. “¿Cómo sucedió esto? ¡Twerking! A través de este movimiento me di cuenta de que mi trasero es mi mayor atractivo. Damas y caballeros, bienvenidos a mi TED Twerk”.

La originaria de Detroit reveló que aprendió el “twerk” en un club de adolescentes en Houston, la ciudad donde creció y considera su hogar. Aunque ese baile era nuevo para ella, se dedicó a investigar más a fondo lo que eso significa en la cultura negra.

«El twerking moderno se deriva de los negros y la cultura negra. Tiene una conexión directa con los bailes de África Occidental. Los negros llevamos los orígenes de esta danza a través de nuestro ADN, de nuestra sangre y nuestros huesos. Hicimos del twerking el fenómeno cultural global en el que se convirtió hoy», explicó.

Lizzo no tuvo empacho en mencionar que todo lo que surge de los negros; la moda, música y forma de hablar, ha sido adaptado y apropiado por la cultura pop. La única intención al dar esta plática era compartir la historia y evitar que se borre el “blackness” del “twerking”.

“Para mí esto no es una tendencia ni mucho menos mi cuerpo. Hago twerk por mis ancestros, por la liberación sexual porque puedo, porque sé que me veo bien. Hago twerk porque es exclusivo de la experiencia black de mi cultura y significa algo real”, advirtió.

La cantante señaló que se siente lo suficientemente poderosa como para reclamar su negritud, su cultura y su belleza. “Soy sexual, pero no para ser sexualizada”, explicó. Después de su extensa y profunda explicación, Lizzo evidentemente puso a bailar al público e, incluso, los enseñó a hacer “twerking” con el tema “Tempo”.

Antes de finalizar su charla, recalcó que ese baile llegó para quedarse porque las mujeres negras “serán siempre el modelo a seguir”. Como era de esperarse, Lizzo compartió algunos extractos de la charla en su cuenta de Instagram en donde también, sus fans encontrarán la liga para ver su TED Talk completo luego de tres años de preparar esta presentación. Quien/Hondudiario

 

URL Corta: https://bit.ly/3zWhXo1
¡Escanéame!
Coma
Coma