Muere Vicente Fernández, el último gran cantante de rancheras de México

Facebook
Twitter
Telegram
WhatsApp
Email

***Cada concierto, Vicente Fernández entusiasmaba al público: «Mientras ustedes aplaudan, yo sigo cantando», decía. La gente le tomaba la palabra y palmeaban hasta prolongar el espectáculo por cuatro o cinco horas.

Tegucigalpa, Honduras

Con su muerte, ocurrida este domingo a los 81 años y que fue informada por su familia a través de su cuenta oficial en Instagram, termina la época de los grandes intérpretes de la música regional mexicana, un período que inició con Tito Guízar en los años 30, Pedro Infante en la década posterior y siguió con Jorge Negrete, Javier Solís y José Alfredo Jiménez.

Fernández era el heredero de esta saga, y unas de las voces más reconocidas de Hispanoamérica.

El cantante se encontraba hospitalizado desde la semana anterior, después de una recaída del accidente que tuvo en su habitación el pasado mes de agosto.

Chente era dueño de un peculiar estilo de entonar las canciones rancheras, la música más característica de México.

«Tenía una voz potente que combinaba con otra muy aterciopelada», le dice a BBC Mundo Pável Granados, director de la Fonoteca Nacional.

«Hay algo distinto que Vicente Fernández le puso a la música ranchera. Su repertorio es muy amplio, desde las canciones originales del género hasta otras como el bolero», afirma Granados.

En plazas de toros, palenques (auditorios donde se realizan peleas de gallos) o teatros, atendía sin dudar a las personas que le pedían interpretar sus canciones favoritas.

«Hay dos tipos de cantantes, los que viven de cantar y los que vivimos para cantar», confesó en una entrevista a la revista Quién.

«Mi vicio es salir al escenario y escuchar los aplausos, no me importa el dinero».

En México, los cantantes suelen ofrecer conciertos de dos horas, acompañados con frecuencia de otros artistas que consumen parte del tiempo.

Fernández no. Sus espectáculos duraban al menos tres horas, y quizá por ello es uno de los cantantes por quien más orgullo sienten los mexicanos. Vicente Fernández Gómez nació el 17 de febrero de 1940 en Huentitán El Alto, en ese entonces un barrio rural al norte de Guadalajara, Jalisco.

Su padre quería construir un rancho ganadero pero sólo pudo comprar unas cuantas reses que cuidaba en un establo pequeño.

Cuando terminó la educación primaria, Chente empezó a ordeñar vacas, porque no quiso seguir estudiando.

Pero la venta de leche fue insuficiente y entonces la familia siguió el camino de miles de jaliscienses pobres y emigró a Tijuana, Baja California.

En la ciudad fronteriza con Estados Unidos, Vicente trabajó como albañil, pintor y ebanista.Y tuvo su primer público.bbc/hondudiario

 

URL Corta: https://bit.ly/3oNx6Wp
¡Escanéame!
Coma
Coma