Chapecoense apunta a un fallo con el combustible