Diálogo debe incluir a grupos vulnerables