Jorge Luis Pinto renunció a su sueño de dirigir en Brasil por continuar al frente de Honduras