La criminalidad ha bajado en Honduras como ningún país de Latinoamérica