Honduras rezagada en penúltimo lugar de índices de desarrollo humano de Latinoamérica

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

***El IDH de Honduras, que incluye la longevidad, el nivel de vida y la educación, se situó en 0,634, por debajo del 0,766 del resto de países de Latinoamérica, salvo Nicaragua (0,660), según el PNUD.

Tegucigalpa, Honduras

Un Estado de derecho pleno, eficiente y transparente es fundamental para superar los problemas estructurales y transformar el país a favor de un desarrollo humano sostenible. Esta es la premisa que fundamenta la elaboración del Informe de Desarrollo Humano de Honduras 2022, y que se basa en exhaustivas investigaciones y datos que aportarán para la reflexión y la acción en Honduras.

El Informe plantea que la multicrisis persistente y profunda en el país ha limitado avances sustantivos en varios componentes del desarrollo humano, y una de sus manifestaciones es el debilitamiento del Estado de derecho.

Lo cual se refleja en que Honduras continúa siendo uno de los países con menor índice de desarrollo humano (IDH) de la región latinoamericana.

El Informe señala que la evolución moderada, en temas centrales del desarrollo humano como ingreso, escolaridad y esperanza de vida, junto a otras variables, ha sido insuficiente para cerrar las brechas de desigualdad y exclusión.

Honduras presenta un IDH de 0.634, siendo el más bajo de la región Centroamericana, lo que representa un 21.7% inferior al de Costa Rica (0.810), el país con mayor IDH en Centroamérica. A nivel de la región de Latinoamérica, Honduras es 25.5% inferior al de Chile (0.851), que es el país con el mayor valor del IDH en toda la región y solo por encima de Nicaragua (0,660).

Pero también, las brechas se reflejan internamente en el país. De los 298 municipios, 100 (34%) están ubicados en nivel de IDH bajo; mientras que hay solo cinco municipalidades con mayor IDH: Distrito Central, La Esperanza, San Pedro Sula, Santa Lucía y Roatán. Ningún municipio en el país tiene una clasificación de IDH muy alta.

Otro de los rezagos significativos es la inequidad entre hombres y mujeres. Las mujeres tienen mayor probabilidad que los hombres de encontrarse en situación de desarrollo humano bajo y persisten retos profundos vinculados a su limitada participación política y en el mercado laboral.

Propuestas para una transformación integral y estratégica

El Informe argumenta de la importancia de un Estado de derecho sólido – en sus pilares de justicia, democracia y seguridad – para enfrentar los grandes problemas estructurales del país. De allí, que tras un proceso de análisis y el trabajo de datos ha permitido reflexionar y proponer colectivamente 50 propuestas de políticas públicas, agrupadas en ocho ejes estratégicos relevantes para el fortalecimiento del Estado de derecho:

(I) reformas al sector de justicia con inclusión, (II) reformas político-electorales, (III) reformas a la seguridad ciudadana, (IV) descentralización con planificación del desarrollo y enfoque prospectivo, (V) políticas sociales inclusivas que consideran la protección social, (VI) políticas económicas verdes de desarrollo humano orientadas a la concertación fiscal, (VII) políticas de equidad de género y (VIII) políticas de transformación digital.

El Informe, por ejemplo, puntualiza que el fortalecimiento de las capacidades de principales actores de la cadena de valor del sistema de justicia es central para el robustecimiento del Estado de derecho, y que este proceso debe estar acompañado del uso de soluciones digitales para agilizar los procesos de trabajo judicial, transparentar la gestión y facilitar el acceso a la justicia. En materia político electoral reafirma la urgencia de emprender un proceso de reforma electoral, a partir de la institucionalidad electoral vigente; y reforzar la

independencia de los órganos electorales. En materia de seguridad, propone a que se diseñe una política pública de seguridad y prevención de violencia, bajo enfoque de género, así como implementar un sistema innovador de monitoreo y evaluación.

Otra herramienta del Informe es el “Atlas de Desarrollo Humano: desequilibrios y potencialidades”, un instrumento moderno y amigable que contiene datos basados en más de 90 indicadores de desarrollo humano y complementarios como: salud y educación, seguridad ciudadana, vulnerabilidad ambiental, etc.

La información se encuentra a nivel nacional como subnacional. El Atlas ayuda a identificar tendencias, avances, logros y desafíos en el país. La información es útil para el diseño e implementación de políticas públicas basadas en evidencia, y desde la perspectiva de la academia y las organizaciones de sociedad civil, para profundizar en los aspectos relacionados al desarrollo humano.

Un esfuerzo colectivo para una agenda ciudadana a favor de la transformación

Con el propósito de facilitar la incidencia del conjunto de propuestas estratégicas, se ha generado una comisión de seguimiento integrada por representantes de diversos sectores involucrados en la construcción del Informe: sociedad civil, academia, empresa privada, mujeres, jóvenes, personas hondureñas viviendo en el extranjero, representantes de pueblos indígenas y afrodescendientes.

“El Informe de Desarrollo Humano es un insumo importante para el país. Su construcción ha sido un proceso colectivo, con la participación de todos los sectores de la sociedad. Es importante porque aporta propuestas de transformación integrales y estratégicas; así como también aporta a la mejora en la recolección de datos y análisis de información relacionada al desarrollo humano a nivel nacional, departamental y municipal.

El Informe genera un diagnóstico y abre espacios de diálogo para la construcción de estrategias y planes de país” señaló Richard Barathe, Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Honduras.

Un proceso reflexivo, transformador y ampliamente participativo

El Informe es una fuente confiable de información para la toma de decisiones porque ha sido generado en procesos altamente concertados y participativos. Durante 18 meses de construcción, se han formado diversos espacios de intercambio que han permitido múltiples aprendizajes y se han establecido redes de reflexión y de conocimiento que, con el apoyo técnico del PNUD, logran una mirada coherente sobre la realidad.

Para la elaboración de este Informe se diseñó una estructura de consulta que incluye a representantes de sociedad civil, academia, empresa privada, mujeres, juventudes, iglesias, pueblos indígenas y afrodescendientes, que provienen de los 18 departamentos del país, además de ciudadanía hondureña viviendo en el extranjero.

Entre las organizaciones participantes, podemos nombrar a: Caritas, Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (FOSDEH), Cámara de Industrias y Comercio de Cortés y Tegucigalpa, Visión Mundial, Consejo Nacional Anticorrupción (CNA), Asociación de Organismos No Gubernamentales (ASONOG), Organización para el Desarrollo de Corquín (ODECO), Fundación VIDA, Espacio Regional de Occidente de Honduras (EROC), entre otras.

“El proceso de elaboración del Informe tiene la riqueza de haber sido colectivo, tomando las reflexiones de diversas personalidades nacionales e internacionales. Si deseamos superar la multicrisis persistente, se requiere una visión colectiva y de un Estado con capacidades multidimensionales. Solo así podemos iniciar un caminar hacia la transformación”, precisó el coordinador del Informe de Desarrollo Humano de Hondurasl, Sergio A. Membreño Cedillo.

El Informe se ha desarrollado bajo el liderazgo del PNUD con el acompañamiento de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), el Gobierno de Canadá, la Unión Europea, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

El escrito, así como el Atlas de Desarrollo Humano, y otros productos de conocimiento se pueden descargar en bit.ly/idh-hn

GO/Hondudiario

En nuestra Portada...

Coma